Rendición de cuentas para nuevas democracias

Durante el primer semestre de 2012 un grupo de investigación en Justicia Transicional de la Facultad de Finanzas, Gobierno y Relaciones Internacionales de la Universidad Externado de Colombia, conformado por estudiantes y dirigido por la profesora Beatriz Eugenia Vallejo, resolvió aproximarse a los procesos transicionales que resultaron de la democratización de Europa del Este. Presentamos aquí algunos de los artículos derivados de esta iniciativa.

Haz click en el siguiente enlace:

 

http://www.youblisher.com/p/822324-Zero-31/

 

 

 

 

 

 

Tribunales Híbridos, una receta salomónica contra la impunidad

Los Tribunales Híbridos o Mixtos se crearon para suplir algunos problemas que se presentaron con los Tribunales Ad Hoc, el de la ex Yugoslavia y el de Ruanda. Estos últimos, por funcionar en países distintos a donde se cometieron los crímenes, se percibían como lejanos por parte de las poblaciones víctimas y, por otra parte, por contar sólo con jueces internacionales, se les criticaba que no conocían la idiosincracia de los países cuya justicia tenían a su cargo. Las Cortes Híbridas, por el contrario, funcionan en los respectivos países y cuentan tanto con jueces nacionales, que conocen las realidades locales, como con internacionales, que garantizan los estándares universales de justicia.

Haz click en el enlace para ver un artículo relacionado:

Tribunales Híbridos

Libia y la Seguridad Humana

Luego de una metamorfosis en el concepto de soberanía, sin duda hoy se tiene muy en cuenta la seguridad humana sobre la estatal, evidenciando que se ha limitado la soberanía de los Estados a favor de los individuos.

Haz click en el siguiente enlace para leer más sobre el tema:

http://www.semana.com/opinion/articulo/libia-seguridad-humana/237145-3

El baile de las fronteras

El que tenga un mapa cualquiera lo puede donar a un museo porque seguramente está desactualizado. Los que somos aficionados a comprarlos nos hemos visto obligados a irlos descartando, a pesar de qué tan coloridos, portables y -la parte más grave- costosos hayan sido. La geografía del colegio enseñaba que los países quedaban en un sitio determinado y uno crecía pensando que esa era una realidad inamovible, un conocimiento que se aprendía de memoria, asumiendo que serviría para siempre. Pero lo cierto es que las fronteras se corren más rápidamente que lo que se acostumbra el mundo en asimilar cada nuevo dibujo.

Haz click en el siguiente enlace para seguir leyendo al respecto:

http://www.semana.com/opinion/articulo/el-baile-fronteras/120055-3

El velo islámico ¿un derecho o una amenaza?

El caso de Najwa, la niña española de religión musulmana que fue obligada a quitarse el velo para poder ingresar a su colegio, pone sobre la mesa el peso que tienen los símbolos para la identidad de las personas. El padre de Najwa dice que ella presenta una profunda depresión por la medida, porque llevar el velo cuando cumpliera la edad requerida era un sueño para ella. Tres de sus amigas se pusieron también la hiyab para solidarizarse con Najwa y las tres fueron expulsadas, pues la escuela hace parte del 40% de los establecimientos educativos de la Comunidad de Madrid que impide a sus alumnos ingresar a clase con la cabeza cubierta. Pero ¿es el velo islámico equivalente a una gorra de beisbol?

Haz click en el siguiente enlace para seguir leyendo al respecto:

http://www.semana.com/opinion/articulo/el-velo-islamico-un-derecho-amenaza/117515-3

Europa, zona de fracturas

Siempre se ha asumido que los países europeos, contrario a lo que pasó con Suramérica y el África –que fueron partidos “con regla”, según los intereses de los grandes imperios-, surgieron de una relación natural entre los habitantes de cada pueblo, que las naciones dieron paso a los Estados. Sin embargo, con el transcurrir del tiempo se han puesto de relieve enormes diferencias entre territorios del antiguo continente que se han asumido a nivel internacional como cohesionados y se han profundizado las diferencias dentro de muchos Estados pluriculturales.

http://www.semana.com/opinion/articulo/europa-zona-fracturas/117215-3